Cómo adelgazar sin pasar hambre

Tener hambre siempre ha sido el talón de Aquiles de quienes nos hemos puesto a dieta una y otra vez sin lograr bajar de peso. ¿No sería una bendición poder adelgazar sin sentir todo el tiempo el estómago vacío? Bueno, esto es posible.

Algunos alimentos que contienen pocas calorías producen una sensación de saciedad. Si usted los come, puede sentarse a la mesa sin sentir demasiada hambre y levantarse sin necesitar comer unas horas después. Y si los incorpora a su dieta diaria, puede dejar de ingerir hasta 300 calorías al día y adelgazar entre 250 y 500 gramos semanales.

Algunos alimentos que contienen pocas calorías producen una sensación de saciedad

Dieta a prueba de hambre:

Los alimentos que más sacian el apetito son aquellos cuyo volumen o peso es alto en relación con las calorías que aportan. Los mejores son los vegetales: frutas, verduras y cereales enteros, las carnes son voluminosas, pero si su contenido de grasas es grande, los beneficios se anulan. Como los vegetales ocupan mucho espacio en el plato, uno tiene la impresión de estar comiendo en abundancia. En la mayoría de los casos, la comida vegetariana es dos veces más voluminosa.

Por otro lado los alimentos ricos en fibra – la mayoría de las frutas y verduras frescas, los cereales enteros y las leguminosas – también disminuyen el apetito. La fibra vegetal hace aumentar el volumen del bolo alimenticio en el tracto digestivo, retarda el tiempo de vaciamiento del estómago y prolonga la sensación de saciedad.

Hay que ingerir diariamente entre 20 y 35 gramos de fibra. Esto es posible agregando a su dieta diaria una manzana, una naranja y una taza de lentejas.

¿Cómo volver más apetitosos los alimentos ricos en fibra? Añádales especias, que acentúan el sabor de la comida. Una cucharada de salsa picante no contiene más de cinco calorías y puede darle buen gusto a una papa cocida; el curry les quita lo insípido a las lentejas, y unas rebanadas de manzana espolvoreadas con canela dan la sensación de estar comiendo un postre.

Pero recuerda que cualquier cosa que vuelva más sabroso un alimento hará que quieras comerlo en mayor cantidad.
Todo lo anterior relacionado al volumen de los alimentos sólidos y su capacidad de saciar el hambre se aplica también a los líquidos. Las sopas y los estofados satisfacen mucho más que, por ejemplo, una barra de chocolate.
De esta forma, un truco consiste en tomar las sopas con caldo antes de la cena, uno tiende a comer, en menor cantidad.

Finalmente, los alimentos dietéticos suelen contener también más proteínas y menos grasas que los alimentos normales. Como el cerebro tarda más en darse cuenta de que uno ha ingerido calorías provenientes de grasas que en “enterarse” de que consumió calorías proteínicas o de carbohidratos, tal combinación resulta ideal.

Y un último truco, si luego de comer consumes algo que te deje satisfecho, no estarás pensando en tu próxima comida. Hay personas que por ejemplo no sienten que terminaron hasta que prueban algo dulce, de esta forma puedes terminar adelgazando sin sufrir ni pasar hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *